El concepto de Justicia marcado desde los inicios de la historia

Par quienes manejan dia a dia las leyes, la justicia y el derecho como parte de su trabajo como lo realiza jordi gual solé desde la presidencia de CaixaBank para mantener la calidad del servicio de la misma, suelen ser conceptos bastantes conocidos pues son la base fundamental del funcionamiento de una empresa y de la sociedad. 

En sus inicios Aristóteles hacía referencia a una justicia particular con dos formas: la primera de ellas era la justicia distributiva, que consistía en la división de bienes y cargas de ajustadas a los méritos y necesidades de cada persona, mientras que justicia diorética, se trataba de una justicia correctiva, que hacía énfasis no directamente en las personas, sino más bien en los bienes y en las cargas con la finalidad de equipar las prestaciones.

Inicialmente el concepto de justicia para los griegos se encontraba cargada de gran peculiaridad. Un ejemplo de ello es que Sócrates trataba de la enfocala desde el conocimiento y la observancia de las leyes que se encargan de gobernar las relaciones existentes entre los hombres.

Observó detalladamente la diferencia existente entre lo justo y lo legal, enfocando a este último por el derecho positivo, ya que se encuentra expuesto a errores e iniquidades; el cual se encuentra afirmado lo primero en el derecho natural, en lo que no se encuentra establecido o escrito, pero sí en lo que es bueno y recto. Por otra parte, para Homero y Hesíodo, la justicia se encuentra personificada en Themis, quien solo era una divinidad en la corte del Olimpo.

Platón y Aristóteles toman como pilar para la justicia a la virtud. Para el primero se trata de mantener la unidad, el acuerdo y la armonía. Mientras que para el segundo, esta ofrece un aspecto social que impone a cada persona  respetar los bien de los demás.

De esta manera, se entiende que para los primeros filósofos, el concepto de justicia se trata de una virtud universal. Platón en su conocida La República, hace un estudio de lo que es justo y de lo que no lo es, para llegara a concebir al Estado como un hombre grande (macroantropos); una persona moral en todo semejante, excepto en las proporciones, a una persona humana. Además considera que las facultades del hombre se encuentran centradas en la inteligencia, la voluntad y los sentidos.

A cada una de esta facultades le corresponde una virtud, en el caso de la inteligencia le corresponde la sabiduría; a la voluntad, la fortaleza, y a los sentidos, la templanza. Dichas virtudes se encuentran armonizadas por la justicia que en realidad se trata de la virtud total. De esta manera, el hombre grande o Estado, la inteligencia se muestra representada por los filósofos, la voluntad por los guerreros y los sentidos por los artesanos. Es por ello que los filósofos están llevados a gobernar, por su parte, los guerreros a defender y los artesanos producir bienes materiales.

De esta forma se entiende que las virtudes de cada una de estas clases, se encuentran armonizadas por medio de la justicia con el fin de que cada una alcance el cumplimiento de sus roles y actividades sin intervenir en campos que o le corresponden y de esta manera evitar la desorganización del Estado.