Estas son algunas de las leyes para quienes vuelan drones

Para volar los populares drones ahora se presentan limitaciones y restricciones en diferentes partes del mundo. Por ejemplo en España se establecen pautas para la operación de drones que tengan fines recreativos, comerciales e instituciones, así como también se establecen sanciones para quienes incumplan todas las disposiciones presentadas. Sin importar el modelo de drone que tengas, desde el más barato hasta los mejores drones deberás seguir estos parámetros para evitar problemas legales.

Bajo requisitos obligatorios de seguridad, los drones solo podrán sobrevolar entornos urbanos con personas, sin sobrepasar los 120 metros de altura y un peso no mayor a 10 kg. Si la actividad que se quiere realizar pudiera entrañar riesgos según AESA se exigiran algunas medidas que ayuden a mitigarlo como por ejemplo ampliar el número de hélices en el drone, equiparlo con paracaídas, acordonar una zona específica para evitar accidentes, etc.

En cuanto a las limitaciones de desplazamiento, el radio visual máximo de los drones dentro de la ciudad será de 100 metros, a una distancia de 50 metros en sentido horizontal cerca de edificios y personas. Con la nueva regulación de RPAS o Remotely Piloted Aircraft Systems, como se denomina a los drones pilotados técnicamente, las aeronaves ahora podrán volar de noche, en un espacio aéreo controlado, es decir en un espacio de la aviación tripulada. También, este nuevo reglamento determina que en zonas despobladas se tendrá un radio de visión de 500 metros o aproximadamente unas 80 hectáreas.

Está distancia se puede ampliar siempre que el observador mantenga contacto visual con el drone. Gracias a esto se puede tener un impulso al sector en numerosos escenarios operacionales, los cuales fomentan el crecimiento del sector, permitiendo nuevas actividades que hasta hace pocos años no eran viables. Con esto, se amplía la superficie de vuelo en los servicios de cartografía, agricultura de precisión, vigilancia de cultivos, inspección de construcciones ilegales, control de vertidos de escombros, etc.

En España se ha trabajado sin problemas a nivel regulatorio con una integración paulatina de los drones a la vida cotidiana. Se podría decir que ahora esté país está en la misma fase legislativa de otros países como el Reino Unido, Alemania o Francia, así como se han venido generando nuevas aplicaciones y casos con éxitos en escenarios que eran impensables, tal como lo es el ayuntamiento valenciano de Algemesí, quien utiliza drones para la vigilancia de hurto en los campos de naranja, así como también se utiliza para servicios de vigilancia marítima y emergencias.

Todas estas normativas permiten un mejor desarrollo de cualquier actividad, para la cual siempre se debe disponer de un estudio de seguridad operacional, el que debe ser realizado por quien opera el drone, asimismo debe estar aprobado por AESA, utilizando metodología SORA. El AESA está haciendo un esfuerzo para que las normativas estén acorde a la futura legislación que se espera se aplique en Europa para el año 2021. Si tienes un drone y no eres profesional lo más seguro es que no puedas volar en la ciudad, sino que deberás cumplir las mismas normas ya establecidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*