Las leyes de las Escorts Barcelona ER

Es completamente legal para ser un acompañante en Barcelona. No hay leyes en contra de las Escorts Barcelona ER aquí, pero hay leyes para la prostitución. Cuando se trata de sexo, el negocio del escorting no se considera lo mismo que la prostitución. Esta es la razón por la que la industria de la prostitución y la industria de las Escorts Barcelona ER no tienen las mismas leyes en materia de sexo. Aunque en el trabajo del escorting siempre hay sexo involucrado a cambio de dinero, esto nunca se menciona oficialmente en cualquier lugar al libre albedrío. Si tu eres una escort, y deseas mantenerte al margen de la ley y tener una carrera legítima. Esta es una pequeña guía que te ayudará a mantener todas tus actividades legítimas.

Las restricciones de las Escorts Barcelona ER

Como escolta, es ilegal tener una relación sexual si el hombre es menor de edad de 18. La edad de consentimiento sexual en España es de 16, pero cuando se trata de la venta de sexo la edad mínima es 18. Si el acompañante tiene menos de 18 y la Escorts Barcelona ER tiene sexo en él ella será procesada. Desde un punto de los clientes, algunos destacan que pagan por sexo con una escolta a chicos de menos de 18, y esto se conoce como asalto sexual.

Si tienes una agencia de acompañantes y tienes una escolta en tu página web menor 18 años entonces técnicamente, a los ojos de la ley son menores de tráfico sexual. Algo que da bastante miedo, pero estas leyes están en su lugar para proteger a las mujeres jóvenes y vulnerables.

La publicidad en el mundo de las Escorts Barcelona ER

En virtud de la legislación de España, es ilegal hacer publicidad por tu trabajo sexual en ciertos lugares. Los periódicos y revistas de publicidad solían ser muy populares. No es ilegal hacer publicidad de servicios de acompañamiento en medios no impresos, sino el periódico o una revista de diario; por lo que podrías ser procesado por delitos de lavado de dinero en virtud de la Ley del Producto del Delito de 2002. Podrían ser procesados los establecimientos ilegales de publicidad y actividades tales como burdeles o lugares donde los servicios sexuales se ofrecen de forma ilegal. Es un delito hacer publicidad de servicios sexuales en lugares públicos tales como cajas teléfonos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*